11 de junio de 2012

K.

Hay algo tranquilizador en esto de escribir a estas horas, cuando todo el mundo se toma su tiempo para sí mismo y la quietud se apiada por unas horas de nuestra cotidianidad diurna.

Quizá me esté volviendo loca. Quizá los locos sean el resto del mundo. O quizá exista un tanto por ciento de verdad en ambas opciones, pero, mientras tanto, entre carreras de tacones y mojitos, entre mis quehaceres y mis tejemanejes, anda revoloteando dentro de mí esa pequeña niña que ansía la libertad y las ganas de llevar sus límites al siguiente nivel.

2 comentarios:

Tranquilino González dijo...

Todo es quizá, nada es certeza...

raúl dijo...

special K! yo creo que no estás locas, que sabes lo que quieres, que vives la vida igual que si fuera un sueño.