1 de junio de 2012

Can't you help me as I'm starting to burn.

No me importa. No me concierne. No me da la gana, y punto.

Y así estamos, así nos encontramos y así empezaremos y acabaremos. O simplemente empezaremos. O todo. O nada. O una unión de ambos. Porque el Alfa y el Omega llega un momento en el que se tienen que centrar. Porque todos los momentos pueden ser como la cita de Ezequiel de Pulp Fiction.

La atención, el aprecio, la fuerza y la rabia interior. La dulzura, el cariño, la sensualidad.

La imperfección de lo perfecto. La perfección de lo imperfecto. Y entre esas dos definiciones, todos.

1 comentario:

Tranquilino González dijo...

Y andamos de acá par allá, sin visos de solución...