15 de mayo de 2012

Ironía en su más puro estado.

Gente kamikaze en la carretera. Histeria en la jungla de asfalto. Derrapes, conducción temeraria y lindezas del tipo "hija de puta".

Y que haya personas que a la semana de tener el carnet conduzcan borrachos como putas cubas y a mí que no me den el carnet por un fallo de distancia lateral, tiene gracia.


¿Gracia? Los cojones. Lo que da es puta rabia.

3 comentarios:

raúl dijo...

da rabia, sí. yo me lo saqué a la cuarta, y eso que con 16 años ya le pillaba el coche a mi madre, un montón de veces, hasta que me pilló ella a mi, claro. a la próxima, seguro! ánimo.

El Joven llamado Cuervo dijo...

La burocracia kafkiana...

Sergio DS dijo...

Mucha gente pierde la razón y el sentido común, si es que tiene alguno, cuando se encuentra frente al volante. Conduciendo te das cuenta muchas veces de que la gente no es consciente de lo que lleva entre manos, no es un juguete ni un vídeo juego, es un arma letal de lamentables consecuencias. Es muy triste salir de casa, darle un beso a tu mujer y no regresar jamás víctima de una distracción, una inconsciencia o un acto temerario; este pasado fin de semana enterraban a un conocido que deja detrás una familia rota con un niño de 2 años que no recordará a su padre.
Puta rabia.