7 de abril de 2012

The man who sold the world.

Llega un momento en la vida de cualquier persona, animal o cosa en la que pasa un instante y empiezas a contemplar la belleza en cualquier minucia. Y a modo de mantra, empiezas a decirte a ti misma simplemente "Hoy, sí". Sin más.



Luego oyes en algún lugar a David Bowie de lejos y te da por pensar si él sería alguna clase de intervención divina.

1 comentario:

raúl dijo...

probablemente, porque este tío parece venido de otras estrellas para materializarse en momentos así. probablemente él sea la divinidad.