25 de marzo de 2012

Y ahí está el silencio. Momento que tanto nos perturba y a la vez nos atrae. Donde tantas palabras, tantas historias han sido contadas sin abrir la boca. Ese silencio, que en ocasiones detiene el tiempo y nos hace parecer eternos, perennes en la senda de la vida. Ese silencio que se tiene que aprender a descifrar a medida que crecemos y vamos entendiendo que ciertos aspectos no son lo que parecen. Que hay que mirar más profundamente. Que existe un Alfa y un Omega que siempre empieza y acaba en nosotros mismos.

Y ahí está el silencio. Donde incontables veces hemos acabado sin darnos cuenta; o haciéndolo. Haciendo falta sólo una milésima de segundo para darnos cuenta de todo y de nada. Esa milésima de segundo que se convierte en eternidad.
Quizá solamente haga falta un poco de coraje.

Y ya no hay silencio; sólo esperanza.

2 comentarios:

raúl dijo...

...
...
....


(el silencio)

Sergio DS dijo...

Como narrava voz en off el gran Pavarotti en un disco de Zucchero: A volte la migliore musica è il silenzio.