19 de marzo de 2012

Lunes de advertencia.

Si me hieres una vez, te perdono.
Si me hieres dos me costará; pero lo haré.

Pero como me hieras una tercera vez no sales con las muelas en tu boca. Es todo lo que tengo que decir.