30 de marzo de 2012

Galletas de la Fortuna.

Puede que sea borde. Que te suelte un comentario cruel cuando menos te lo esperes.
Puede que saque mis más bajos instintos contigo y puede que me comporte como la peor de las mujeres.

Pero ten en cuenta, que cuando saco esa parte de mí es porque alguien me ha inducido a hacerlo. Así que mejor no provoques, a ver si en una de esas una galleta de la fortuna te abofetea en toda la cara.

1 comentario:

raúl dijo...

mejor no inducir a maldades, que puedes llevarte una galleta! no?