12 de febrero de 2012

It seems hard to explain.

Entre canciones de Al Green y vocablos extranjeros te das cuenta de que en ocasiones, y quizá demasiadas veces en tu vida, las cosas no son lo que parecen.

Y sabes, que algún día ese pequeño salmón formará parte de ti. Como en su día lo fue el camino de baldosas amarillas o esa melodía reminiscente que te separa de tu consciencia una y otra vez, semejándose a la par que diferenciándose de cualquier otra emoción, estado o acción que hayas podido hacer en tu vida. Ni en esta, ni posiblemente en alguna de las que hayas tenido.

Al igual que sentir cómo esas palabras salen del fondo de tus entrañas. Dándote calor interno, quemándote si fuera necesario; y sentirlas tuyas propias. Porque sigue siendo realmente sorprendente el cómo para una persona una palestina es simplemente una palestina, y para otra significa toda una vida.

3 comentarios:

Alberto dijo...

La verdad... no se que coññññññññño tiene que ver friends en todo esto, pero si debo apostar seria que hablas de que necesitas aceptar qué eres.

Como ultimamente, no puedo comentar nada ingenioso, solo decir que yo en invierno uso un palestino para el cuello las 24h del dia. Me gustan mas que las bufandas, son menos aparatosas.

Sergio dijo...

Por supuesto que las cosas no son lo que parecen. Una de las cosas que más me molestan son las apariencias, los estereotipos y el excesivo caso que se les hace. Parece que todo el mundo lo tiene aprendido pero todos caen en la trampa de la imagen.

raúl fdz pacheco dijo...

Los símbolos tienen el poder que uno quiera asignarle. Es como las banderas, para unos es la expresión de la identidad, de la patria, para otros es un trozo de tela que ondea al viento. It seems hard to explain.