17 de enero de 2012

Qué sueño más grande tengo.

Estoy mala. Y cuando estoy mala, tengo demasiado tiempo libre para pensar.

¿Realmente todo el mundo cambia, o el que es capullo se queda así para siempre? Si es así, ¿cómo es que el mundo no se ha ido a tomar por culo desde hace mucho tiempo ya? ¿Por qué me gustará tan poco dormir de día? Y sobre todo, un por qué general de todo en general y nada en particular.

Qué gilipolleces estoy diciendo y qué dolor de cabeza me está entrando ahora mismo...

3 comentarios:

raúl fdz pacheco dijo...

Hay capullos de los que nunca brotará mariposa, sí. Cuídate!

Sergio dijo...

Jaajaaj, iba a comentar algo parecido a lo que ha dicho raúl, pero se me ha adelantado. ¡Cuídate mucho! y vacúnate contra capullos y otros gilipollas, se puede.

...te respondería al por qué general del todo, pero se me haría largo.
:)

El Joven llamado Cuervo dijo...

Dormir de día me pone de mal humor. Ninguna gillipollez!