31 de enero de 2012

La tarta asesina está acechando desde las esquinas.

Tirar a la cabeza de alguien una caja de termalgin debería estar considerado deporte olímpico. Como también el comer helado sin que te congele el cerebro, tocarle el culo a alguien por la calle y pasar del inglés al ruso aleatoriamente.

22 de enero de 2012

Reflexión aleatoria de un día (no tan) espantoso, VII.

Cuando estás mala, no deberías pensar en nada. Sólo dormir, comer y más dormir; como los bebés. Pero como yo soy así de especial duermo, como y pienso.

Conozco a una chica de 18 años que ya está casada. A un chico de 23 que tiene una hija, y no vino de rebote. A una pareja de 19 que llevan más de medio año prometidos.La gente está al borde de la hipoteca y el monovolumen para los cuatro niños.

Y no sé si es el mundo que va a una velocidad que a veces no soporto, o soy yo que voy demasiado lenta.

17 de enero de 2012

Qué sueño más grande tengo.

Estoy mala. Y cuando estoy mala, tengo demasiado tiempo libre para pensar.

¿Realmente todo el mundo cambia, o el que es capullo se queda así para siempre? Si es así, ¿cómo es que el mundo no se ha ido a tomar por culo desde hace mucho tiempo ya? ¿Por qué me gustará tan poco dormir de día? Y sobre todo, un por qué general de todo en general y nada en particular.

Qué gilipolleces estoy diciendo y qué dolor de cabeza me está entrando ahora mismo...

11 de enero de 2012

I'm madly in anger with you.

Nos hemos besado. Nos hemos abrazado y nos hemos peleado. Nos herimos verbalmente para luego solucionarlo todo con un Lo siento, que a nuestra manera de decir simplemente era una mirada o un gesto. Te encantaba ponerme de los nervios, verme furiosa. Y a mí gritarte como si no hubiera mañana; llamarte de todo a la cara porque en el fondo los dos sabíamos que era la única que conocía la verdad sobre ti. Que aunque tengas veintitantos años, en el fondo eres un niño asustado con miedo a tener tranquilidad emocional.

Tengo que decir que me siento decepcionada. No por el hecho de habernos tratado como lo hicimos. Ni por el desgaste emocional que se trae entre manos toda esta vaina, porque los límites pueden sorprendentemente alargarse cada vez más, ni tan siquiera por no ser capaz de decirnos algo tan sencillo como perdón con palabras... No, no me pone furiosa nada de eso.
Lo que de verdad sí me enerva la sangre es que hagas como si sólo fuéramos amigos que medio se odian. Porque te recuerdo, pedazo de imbécil, que si no he sido la única he sido de las pocas que te ha gritado tus verdades a la cara, que ha puesto a prueba tu paciencia y que estuvo dispuesta a aceptar factores de tu vida que a mis 18 años nadie sería capaz de aceptar. Así que no me toques los cojones.

9 de enero de 2012

Reflexión aleatoria de un día (no tan) espantoso, VI.

Odio el olor de los ambientadores. Ajskfdnhdsjkfrhtgrhtre.

6 de enero de 2012

When she was just a girl.

Cada 7 años se produce un cambio en todos nosotros. Somos como serpientes. Mientras ellas mudan de piel, nosotros hacemos lo mismo tanto física, como vital y sentimentalmente; y nadie lo nota. Ni se percibe a simple vista. Por no notar, te aseguro que ni siquiera tú misma lo haces. Pero has cambiado, es un hecho. Está ahí, no se ve ni se toca, pero lo hecho hecho está. Me da la sensación de que es algo que necesitamos. Y de que, si bien no te das cuenta a primera vista, hay algo en el ambiente que llega de repente y como si fuera un ráfaga fuerte de viento, lo sientes.
Así, sin más.

Soy de las que creen que los cambios siempre son buenos. Siempre hay una parte que te hace ver una lección que debías aprender. Pero también es cierto que, a veces, esos mismos cambios tienen un aire de confusión. Y te lo planteas todo. A quien/es les debes ese cambio producido en ti. Qué es lo que va a pasar, ahora que se ha producido.

En lo que a mí respecta, todavía no se ha cumplido mi tercer séptimo año. Pero no me hace falta tampoco cumplirlo para saber que he cambiado. Ni tampoco, para saber y reflexionar qué es lo que va a suceder ahora. Pero lo que quiera que suceda, sucederá. Aunque ahora mismo esté muerta de miedo.

3 de enero de 2012

There's nothing but blue skies.

He luchado. He reído y he llorado. Me ha acabado gustando álbumes que pensé nunca encajarían con mi gusto musical. He gritado con el alma y he callado como una puta. También hice las paces con quién debí en su momento y he pasado olímpicamente del culo de algunas personas. Me tomé las cosas con paciencia y en ocasiones esa misma paciencia me ha faltado hasta tal punto que no he dado de hostias  porque hay algo ahí arriba que es muy grande. También he amado y, precisamente por ello, me he asustado.

Y de lo único que me arrepiento es de no haber hecho muchas más cosas. Gracias a que todavía hay tiempo.

1 de enero de 2012


1 de Enero de 2012.


It's a nice day to start again!