28 de octubre de 2012

Como una canción de Al Green.

Esto está siendo realmente, realmente extraño.

He empezado una nueva etapa, y lejos de alegrarme me siento completamente perdida.
Sí, admito que me hice ilusiones. Admito que en mi mente creé un mundo paralelo a este en el cual idealicé todas las situaciones nuevas por las que estoy pasando en estos momentos.
Sé que me lo he buscado yo sola. Si no idealizas, no te decepcionas. Algo fácil de decir y pensar, pero en ocasiones un tanto complicado de llevar a la práctica.

Sin embargo, no creo que ello sea tanto como para sentirme como me siento en estos precisos momentos. Estoy asustada. En realidad, siempre lo he estado ante situaciones nuevas. Me pasó hará hará un año. Me pasó hará no mucho y me sigue pasando ahora. Pero ahora se vuelve más intenso. Lo que antes era una tormenta tropical ha pasado a convertirse en huracán. Un huracán emocional el cual, ahora me doy cuenta, tengo que parar  yo misma. Y eso asusta aún más.

Mientras tanto, sigo en pie.

27 de octubre de 2012

Reflexión aleatoria de un día (no tan) espantoso.


Realmente no sé qué pensar. Ni qué decir. Sólo que el desconcierto a veces es tan grande, que mejor pararse un rato y simplemente respirar.

21 de octubre de 2012

What I am.

Las vidas se cruzan. Unas se quedan en ella para siempre y otras simplemente tienen visado temporal. Los momentos vienen y van. Los sentimientos cambian. Las personas; también.

Todo cambia, todo evoluciona y todo de una manera tan rápida, que percibes casi palpable el mismo movimiento, rompiendo así cualquier ley de física cuántica habida y por haber en este universo.
Y de nuevo aparece ese sentimiento. Esa sensación mezcla de todas sensaciones. Esas ganas de dejarse fluir con el tiempo, llevándote de la mano como una amiga de toda la vida. De nuevo, ese sentimiento de inexperiencia. De expectación ante todo lo que pueda surgir a partir de ahora.

Esta sensación que es vertiginosa. Esta sensación que marea, que te grita al oído palabras que están cifradas en algún idioma abstracto. Esta sensación, que hace que tu Jeckyll y tu Hyde se enfrenten en batallas de vida a muerte cada vez que lo vean oportuno. Jeckyll y Hyde; siempre Jeckyll y Hyde.

Siempre Jeckyll y Hyde.

19 de octubre de 2012

Aquí la gente parece cada día más gilipollas.

21 de septiembre de 2012

Hoy es día 21.

Y aquí estamos.
Un año después. Un mes después. Un día después.

Y aquí estamos, presos del pánico hacia la novedad, y exaltados por la misma. Viviendo, sintiendo, cantando.

Y aquí estamos.
Un año después. Un mes después. Un día después.

8 de julio de 2012

I got a drink in my left, I got a smoke in my right.

Hombres de mirada intensa y verga dura.
Mujeres de labios rojos y piernas de infarto.

La juventud de una mirada y la pasión de una caricia puede recorrer continentes, constelaciones enteras, algo tan relativo como lo es el espacio y el tiempo. Las copas que en un momento estuvieron llenas de alcohol, ahora amenazan con desbordarse de pura sexualidad.

Látex, miedos, fobias y fetiches en su estado más puro y primitivo.

7 de julio de 2012

Nothing more to say.

Seré feliz. Pese a quien le pese.

Aunque me cueste la vida, lo lograré.

6 de julio de 2012

Reflexión aleatoria de un día espantoso, volumen yaperdílacuenta.



Nunca, he dicho nunca mezcles salsa barbacoa con los spaghetti.
Y mucho menos intentes ponerle sirope de chocolate a los macarrones.

5 de julio de 2012

En estos días no paro de preguntarme una única cosa. Sólo una.

¿Debería sentirme orgullosa de mí misma? 

Echo la vista hacia atrás y veo que en algunos aspectos he avanzado tanto, y en otros sigo siendo tan temerosa, que esa pregunta me está volviendo loca.
He vencido algunos de mis miedos. Les he plantado cara frente a frente, sin temores, y he conseguido lo imposible. He avanzado en mis estudios hasta donde creía no podría avanzar y a pesar de mis malas decisiones de un principio logré cambiar de vida. Ser una nueva Kimberly.Y dejar que las palabras fluyan por mis dedos a modo de calmante para egos rotos y mentalidades perturbadoras.

Ahora me tomo mi tiempo para tomar todo tipo de decisiones, aunque siempre prevalecerá en mí el corazón a la razón. ¿Pero soy tan nueva? ¿De verdad lo soy? En ocasiones me siento como una chiquilla indefensa, como una niña pequeña que sólo quiere recostarse en el regazo de su abuela y oír que todo se va a solucionar. 
Otras, me siento tan colérica y tan enérgica que no necesito que nadie me lo recuerde, porque lo sé. Me siento tan altiva que el orgullo que tengo debajo de esta piel realmente parece que la traspasa.

Y no hay una media ubicación. Simplemente, no la hay.

Tantos pecados a mis espaldas. Tantos errores cometidos en el pasado que me han pasado ya factura. Tantos muros construidos alrededor de mi alma que han sido derribados, y que tanto temo que vuelva a empezar a construir. Tanto odio. Tanto rencor. Tanto sentimiento herido y tanta soberbia concentrados en metro sesenta. 

Tanto que solucionar y tan poco tiempo como es mi vida entera...


Tanto. Tanto. Tanto.

2 de julio de 2012

Querido y estimado amigo.

Fuego. Poder. Pasión.

El inocente y el culpable. El mártir y la víctima. Cualquiera que sea tu papel en esta vida, cualquier actitud que quieras tomar, tómala con fuerza. Lucha con todas tus armas, pero que esas armas sean honestas y leales.
Pon el alma en todo lo que hagas y el corazón en tus palabras. Arrepiéntete de lo que has hecho y no de los y si que no sirven para nada. Ten coraje. Afronta todo lo que te venga de frente y sin miedo. Ten orgullo, pero hasta cierto punto, y quiérete a ti mismo como jamás alguien lo haya hecho.

El arte de convertir una discusión acalorada en agua la tienen unos pocos. Sé tú uno de ellos.

Conviértete en un huracán y en brisa marina. Mantén equilibrio entre ese fuego indomable y el océano calmado que conviven en ti mismo.

Sé la nada y el todo.



27 de junio de 2012

Ray Ban gafapasta!

¡El ataque de las rubias teñidas! ¡Es el ataque de las rubias teñidas!

Me temo querido Watson, que pronto tendremos que hablar puto. Así que prepárese, porque la invasión será inminente...

25 de junio de 2012

Presiento que este verano será bastante raro, no sé por qué.
Bueno, al menos lo raro siempre es sinónimo de movimiento. Y quiero teñirme de rubia putón verbenero.

20 de junio de 2012

Ni hace falta que lo leas.

Hace un par de días, escribí muy vagamente que quería irme de viaje. Que me daba igual destino, compañía y horario.

Francamente, llevo pensando en ello desde hace un tiempo. Lo mejor que puedo hacer ahora mismo es poner tierra de por medio, porque tengo claro que las penas del alma son mucho más difíciles de sanar que las del cuerpo.
No escribo esto para que nadie me lea. De hecho, he llegado a un punto en el que escribo para anestesiar. Para librarme de cargas emocionales por las cuales no puedo contar con ayuda externa, básicamente porque nadie consigue dedicarme las palabras exactas que me ayuden a subsanar. Aunque desde pequeña me enseñaron a no ser desagradecida y, precisamente por eso, y a pesar de todo, agradezco todas las palabras de los seres queridos que me importan.

A lo largo de estos meses me he dado cuenta de que empiezo a tener mucha menos paciencia que hará no mucho. No sé si eso es bueno o malo, pero sé que me está pillando desprevenida y no sé cómo acabará. Por una parte, tengo que ser fuerte. Tengo que mostrar mi carácter para que nadie se me suba a las barbas. Sin embargo, por otra parte no quiero que ese carácter me vuelva a dominar. Porque sé que como lo haga, volveré a estar enferma de rabia. Y créanme que ya tuve bastante con estarlo una vez en mi vida.
Ahora que me doy cuenta, creo que precisamente por eso es por lo que me está costando tanto encontrar un equilibrio que me ayude a ser buena persona. Por miedo. Por miedo a volver a ser la de antes, a volver a dañar a mis seres queridos, y a volver a dañarme a mí misma. Pero por otro lado, ¿qué opciones me quedan? Soy demasiado joven, demasiado inexperta en este tema tan complicado que es la vida y necesito a algún faro de Alejandría que me diga que lo que estoy haciendo está bien, más que sea por una milésima de segundo.


Y lo necesito, porque siento que este sentimiento en ocasiones me puede. Porque esto que siento es tan masoquista, que a veces me pregunto si no me sentiré vacía una vez me libre de él. Es el mismo sentimiento masoquista que formó una vez parte de un pasado agridulce con un final digno de la película Casablanca. Y vuelve a ser el mismo sentimiento de un pasado -esta vez no tan lejano- con un final tan surrealista que ni siquiera a día de hoy puedo definirlo.

Aire nuevo. Aire puro. El mar. El sonido de la tranquilidad. Es lo que mi alma necesita. Mi faro de Alejandría.
Hostias hostias hostias hostias hostias hostias.

17 de junio de 2012

Yo quiero. Yo quiero. Yo quiero y puuuuuuuunto.

A la playa. A la montaña. A Miami, Croacia o Francia. Al fin del mundo o al inicio de este mismo. A Noruega o a Tenerife. Al Norte o al Sur. Al Este o al Oeste.

Me da igual a dónde, pero yo este verano quiero viajar.

15 de junio de 2012

Un siniestro juego de escondite.

Apareces. Desapareces. Desapareces. Desapareces. Apareces. Desapareces. Apareces. Desapareces. Desapareces. Desapareces. Apareces. Apareces. Desapareces. Desapareces. Apareces.
Aparezco. Desaparezco. Desaparezco. Aparezco. Aparezco. Desaparezco. Desaparezco. Desaparezco. Desaparezco. Desaparezco. Aparezco. Desaparezco. Aparezco. Aparezco. Aparezco. Desaparezco. Aparezco. Desaparezco. Aparezco. Desaparezco. Aparezco. Desaparezco.

Aparezco. Desapareces. Desaparezco. Apareces. Apareces. Desaparezco. Apareces. Aparezco. Desapareces. Apareces. Aparezco. Apareces.

14 de junio de 2012

Rabia impresa en tinta digital.

Hablemos claro, sin tapujos y con una mala hostia difícil de superar esta noche.

Te odio. Te juro que te odio con todas mis entrañas y con toda la voluntad que una persona puede tener. Te odio hasta tal punto que desde hace tiempo, cuando nuestro Alfa comenzó, estaba dispuesta a buscar mi propia autodestrucción para solamente verte cómo rabiabas. Como me mirabas con esos ojos negros que se convertían en puro fuego cada vez que nos cruzábamos miradas. Te odio hasta tal punto que era verte y podría sentir cómo las venas me iban a reventar del hervor de la sangre.

Pero también tengo clara una cosa. Y es que te quiero. Te quiero, hasta el punto de que era capaz de sacrificar mi felicidad si eso dependía verte a ti feliz. Te quería hasta tal punto de que era capaz de aceptar todos tus traumas y ayudarte a superarlos. A hacer tus responsabilidades mías. A hacerte el amor sólo con un gesto y a follar con la mirada. Por ti iba a entregarte lo más profundo e ímtimo que tengo y que siempre tendré: yo misma. Mi intimidad. Mi ser. Mis pensamientos. Mi voluntad.

Y nos equivocamos. Nos herimos. Nos amamos. Nos separamos. Y juro que no sé si es la esperanza o las ganas de  pegarte las que me están matando por dentro. No sé si debo mantener la esperanza de que algún día nos volvamos a encontrar, o debo desestimarlas y enterrarlas a seis metros bajo tierra. No sé qué hostias hacer y te juro que me estoy cansando de estar así. Y ahora, por tu puta culpa, estoy de una mala hostia que roza en ocasiones la histeria y la enajenación mental.

Por tu puta culpa. Por tu puta culpa. Por tu puta culpa.

11 de junio de 2012

K.

Hay algo tranquilizador en esto de escribir a estas horas, cuando todo el mundo se toma su tiempo para sí mismo y la quietud se apiada por unas horas de nuestra cotidianidad diurna.

Quizá me esté volviendo loca. Quizá los locos sean el resto del mundo. O quizá exista un tanto por ciento de verdad en ambas opciones, pero, mientras tanto, entre carreras de tacones y mojitos, entre mis quehaceres y mis tejemanejes, anda revoloteando dentro de mí esa pequeña niña que ansía la libertad y las ganas de llevar sus límites al siguiente nivel.

9 de junio de 2012

Un escrito a medianoche.

Al habla desde el portátil en algún lugar recóndito de mi casa. No es usual en mí que escriba tan a menudo en esta época de mi vida, y mucho menos que escriba dos entradas en un sólo día. Pero lo necesito.

 Necesito mi dosis de vitamina E - con E de escritura- y necesito que, sea quien sea quien esté leyendo esto, se moleste en comentar o no, simplemente se sienta tranquilo. Que sepa apreciar lo que tiene, porque siempre puede tener más...pero también hay que pensar que siempre podrías tener menos.


En esta época de mi vida en la que os aseguro está siendo de un surrealista que asusta hasta el más grande de los artistas, tiendo a darme cuenta de las situaciones que están pasando a mi alrededor desde una nueva perspectiva. No sé si es mejor o peor, pero sí que es diferente. Lo que antes era blanco o negro, ahora está lleno de una variedad de grises tan grandes como el universo.
También es cierto que este año sabático no ha sido la mejor idea que he tenido. Sentimientos han ido y venido sin poder llegar a tener tiempo de controlarlos o tan siquiera reconocerlos como buenamente se pueda.



Inexorablemente siempre vuelvo al punto de partida. A ese Alfa y Omega que toma siempre distinta forma pero que en esencia sigue siendo el mismo pensamiento. El mismo sentimiento que queda grabado a fuego en mi mente- aunque en ocasiones siento que es más una cuestión de corazón que de cerebro, siendo esos sentimientos grabados a fuego los que se encuentran en este último aquí, a mi lado izquierdo del cuerpo, y no estando en la parte superior de mi ser.

Y no obstante, pese a todo este cambio abrumador que avisó de llegar para quedarse por un tiempo, aún sigo sin entender cómo algunas personas que he conocido a lo largo de estos últimos años -personas que he tenido el dudoso honor de conocer- han podido ser tan mezquinas que no dudan en ser un virus mortal que puede herir de muerte a todo el que se le acerca. Personas que son tan infelices consigo mismas, que no dudan en hacer infelices al resto sólo para poder sentirse un poco más a gusto en su piel.


Estoy en un punto de mi vida, en el que no quiero personas negativas a mi lado. Te chupan la energía, tu felicidad, tus ganas de vivir y tus ansias de amar. Quien me quiera, que lo haga con mis ideas y mis defectos. Con mis puntos de vista y mis acciones. Con lo que soy, y lo que puedo llegar a ser.

Y finalmente y ya sin más dilación, muchas gracias. A ti, seas quien seas.





8 de junio de 2012

He llegado a la conclusión de que todo se basa en el surrealismo. En el de Dalí, y en el de Almodóvar. ¡Si es que se encuentra hasta en un vaso de agua! ¿O seré sólo yo que ando mal de la cabeza? Siempre puedes optar por hacer que tu vida se parezca a una película de Hitchcock. O mejor, de Tarantino.

No tengo nada en contra de grandes obras como “Psicosis” o “Con la muerte en los talones”, pero como los guiones puestos hasta arriba de LSD de Tarantino, nada.

 Quizá si me presento a algún casting puesta hasta arriba de coca y vestida como un conejo de chistera, sea la nueva protagonista de Kill Bill Vol. III. ¿Alguien apuesta?

6 de junio de 2012

El camino, y nada más.

Todo el mundo habla de los archiconocidos versos de Antonio Machado. Ese “Caminante no hay camino/ se hace camino al andar” que ha recorrido mundos, culturas y lenguas.

 Sin embargo, sigo preguntándome por qué no es tan conocido ese “Caminante no hay camino/ sino estelas en la mar”.

4 de junio de 2012

Personalidades fuertes. Chocantes. Hirientes y orgullosas.
Luchas interiores que te hacen ser la mejor persona del mundo un día, y el peor de los demonios el siguiente.

Pues hoy, todo eso, me importa más bien poco. Hoy quiero ser una estrella del rock.




1 de junio de 2012

Can't you help me as I'm starting to burn.

No me importa. No me concierne. No me da la gana, y punto.

Y así estamos, así nos encontramos y así empezaremos y acabaremos. O simplemente empezaremos. O todo. O nada. O una unión de ambos. Porque el Alfa y el Omega llega un momento en el que se tienen que centrar. Porque todos los momentos pueden ser como la cita de Ezequiel de Pulp Fiction.

La atención, el aprecio, la fuerza y la rabia interior. La dulzura, el cariño, la sensualidad.

La imperfección de lo perfecto. La perfección de lo imperfecto. Y entre esas dos definiciones, todos.

29 de mayo de 2012

Oye, más de 7 mil millones de personas en este planeta, cinco continentes,  siete mares...


...y me tiene que tocar el gilipollas de turno para el examen de conducir.


25 de mayo de 2012

Ni todo, ni nada.

Ser la mala de la película no siempre funciona. Sin embargo, en ocasiones, puede salvarte el alma.
En ocasiones, necesitas sentirte así para ser fuerte.

 Pero hay que saber con quién puedes ser la mala, y con quién ser la que siente el equilibrio. Soy joven, pero no idiota. Y sé que las cenizas, siempre tienen que ser cenizas si son para ir ligera de carga. Como también sé que es bueno que en alguna parte entre tus entrañas y tu cerebro, estén habitando puro fuego. Puras llamas.

Vivas, incandescentes, como una hoguera a la que le echan leña justo en el momento en el que parece que se va a apagar.

20 de mayo de 2012

Is this our land, or is this our lease.

Desde hace un año, todo ha girado sin parar. El sol sigue saliendo todos los días, la naturaleza muere para volver a revivir y el estrés de la vida cotidiana en ocasiones nos da un respiro para poder disfrutar de las cosas sencillas.

 Pero también es cierto, que desde hace un año parece que nada haya cambiado. Parece que siga siendo parte de algo que no me pertenece a estas alturas. Parece que siga siendo esa puta de piernas cerradas.
 Aún así, sé que el mundo seguirá girando sin parar. Que el sol saldrá todos los días, la naturaleza morirá y revivirá y existiría un equilibrio entre estrés y disfrute. Y si algo he aprendido a lo largo de este camino, es que tienes que darte tiempo. Para perdonar, olvidar y volver a disfrutar.

17 de mayo de 2012

Minutos musicales.




Y nunca he entendido, como es que generalmente nunca consigo alcanzar un tono vocal grave y profundo cuando canto, y sin embargo con esta canción me sale del alma. Será precisamente por eso; porque me sale del alma.

15 de mayo de 2012

Ironía en su más puro estado.

Gente kamikaze en la carretera. Histeria en la jungla de asfalto. Derrapes, conducción temeraria y lindezas del tipo "hija de puta".

Y que haya personas que a la semana de tener el carnet conduzcan borrachos como putas cubas y a mí que no me den el carnet por un fallo de distancia lateral, tiene gracia.


¿Gracia? Los cojones. Lo que da es puta rabia.

2 de mayo de 2012

Todo es relativo. Todo fluye y todo está conectado.

Todo se ve tan fácil cuando tienes toda una galaxia entre tus manos. Hagámoslo fácil. Hagámoslo directo.

24 de abril de 2012


Dime qué debo hacer. Dime qué es lo que soy, y lo que eres. Dime a qué apostar.
Dime que soy rubia. O por el contrario, dime que soy la morena de tus ojos. O de tu esternón.
Dime que soy tu hígado, tus riñones y la mitad de uno de tus pulmones. Dime qué palabrotas decir. O simplemente dime qué puedo soñar.


No me digas nada de eso. No vengas. No te quedes. No desaparezcas. No hagamos de esto un juego de ciencia ficción donde quién más odia es el que más gana. No nos llenemos de rencor. Simplemente desaparece, y deja que la morena sea rubia por momentos, y que la rubia convierta sus propios ojos en estrellas fugaces andantes. O en humo de tabaco.

22 de abril de 2012

Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés. Puto estrés.


Disfracémonos de mexicanos y vayámonos a Ibiza.

20 de abril de 2012

Al son de Tchaikovsky y al compás de la elegancia.



Se dice que siempre hay una primera  vez para todo. El primer beso. El primer desengaño. La primera vez que te cabreas con alguien con tanta rabia que desearías partirle la cara o, por el contrario, la primera vez que te das cuenta de que al final de todo, tanta rabia no sirve de nada.

Ayer fue una primera vez muy especial. Tan dulce, elegante y emocionante que en los últimos 5 minutos las lágrimas de emoción salían solas, acabando en una sonrisa tan inesperada como revitalizadora.

Mi primer ballet. O mejor dicho, la primera vez que veo un ballet.

Nada más y nada menos que el Ballet de Moscú. Aquí, en Las Palmas. Representando el Lago de los Cisnes. Fue un recuerdo tan grato y un espectáculo tan maravilloso; tan lleno de vida que todas las emociones que tienes guardadas salen -quieras o no- a la luz con una facilidad pasmosa. Todo lo bello del mundo, lo apasionado del ser humano en un baile.

Y todas esas preocupaciones, todos esos enfados y frustraciones realmente desaparecen al son de Tchaikovsky y al compás de la elegancia, llenos de vida pura.

Sin duda, salí de allí pensando que el mundo necesita más ballet, y menos política.

14 de abril de 2012

Cuando sólo te queda pulmón y medio.

Llevo un buen rato pensando en cómo empezar este post. O más bien, en adjetivos que definan claramente esta entrada y mi opinión al respecto. Y realmente podría decir decenas, quizá millares de adjetivos, pero sin embargo se me viene a la cabeza uno sólo: decepcionante.


Decepción. En el más puro sentido de la palabra y sin segundas. Decepción.

No, no estoy hablando de una típica situación en la que se te rompe una uña, o te enteras de que alguien te ha criticado, o te rompes el puto pie bailando la lambada. No.
Estoy hablando de esa otra situación en la que tienes que estar aguantando al pesado ocasional de turno durante hora y media mientras te habla diciendo que se quiere comprar unas gafas de trescientos euros. O una espada láser de cuatrocientos. Que se quiere comprar el mundo entero a base de talonario. Y de un talonario muy caro, si se me permite decir. Hablo de situaciones tales como dar por casualidad con la red social de algún compañero de estudio del que no sabías nada desde hace algún tiempo, y ver cómo directa - o indirectamente- te está restregando que tiene dinero por la cara. Y que no es simplemente un ex compañero de clase. Son dos. Y tres.

Y más de tres.

Ahí es cuando ando dubitativa en si llorar, reír o escupirles en la cara con salsa barbacoa. Y se me viene de nuevo a la cabeza la palabra decepción. Seguida inexorablemente por asco. Porque sigo preguntándome por qué. Qué necesidad hay. Por qué tiene alguien que restregar el dineral que tiene o que deja de tener a los demás mientras hay personas ahí fuera donde les cuesta los dos riñones y parte del pulmón traer una barra de pan a su casa para que su familia pueda tener algo que echarse a la boca.

Si estás hecho de dinero; enhorabuena. Si te lo quieres gastar en una funda de móvil que vale más que tu casa, o gastártelo en un viaje por todo el mundo por el resto de tus días; adelante. Es tu dinero y haces con él lo que te da la gana. Pero no lo grites a los cuatro vientos, porque acabarás asqueando.


Y de repente, no tengo otra palabra en mi mente que no sea "Joder".

10 de abril de 2012

Es como meterse una sandía en un agujero de la nariz.

En su tiempo, me era indiferente. Pero poco a poco, me ha ido atrayendo. Su pequeño mundo. Su manera de ser. Sus reglas, sus manías y sus libertades.

Estaré mal de la puta cabeza, pero a quién carajo le importa.

Sí, ya tengo Twitter. Y sí, moriré sin saber cómo carajo va.

7 de abril de 2012

The man who sold the world.

Llega un momento en la vida de cualquier persona, animal o cosa en la que pasa un instante y empiezas a contemplar la belleza en cualquier minucia. Y a modo de mantra, empiezas a decirte a ti misma simplemente "Hoy, sí". Sin más.



Luego oyes en algún lugar a David Bowie de lejos y te da por pensar si él sería alguna clase de intervención divina.

30 de marzo de 2012

Galletas de la Fortuna.

Puede que sea borde. Que te suelte un comentario cruel cuando menos te lo esperes.
Puede que saque mis más bajos instintos contigo y puede que me comporte como la peor de las mujeres.

Pero ten en cuenta, que cuando saco esa parte de mí es porque alguien me ha inducido a hacerlo. Así que mejor no provoques, a ver si en una de esas una galleta de la fortuna te abofetea en toda la cara.

25 de marzo de 2012

Y ahí está el silencio. Momento que tanto nos perturba y a la vez nos atrae. Donde tantas palabras, tantas historias han sido contadas sin abrir la boca. Ese silencio, que en ocasiones detiene el tiempo y nos hace parecer eternos, perennes en la senda de la vida. Ese silencio que se tiene que aprender a descifrar a medida que crecemos y vamos entendiendo que ciertos aspectos no son lo que parecen. Que hay que mirar más profundamente. Que existe un Alfa y un Omega que siempre empieza y acaba en nosotros mismos.

Y ahí está el silencio. Donde incontables veces hemos acabado sin darnos cuenta; o haciéndolo. Haciendo falta sólo una milésima de segundo para darnos cuenta de todo y de nada. Esa milésima de segundo que se convierte en eternidad.
Quizá solamente haga falta un poco de coraje.

Y ya no hay silencio; sólo esperanza.

20 de marzo de 2012


La rana Gustavo dejó de ser rana para convertirse en pato.
Sin embargo, se confundió de día y empezó una ronda de chupitos con la gallina Caponata,
bailando luego una bachata.
Así es como ni es rana, ni es pato. Simplemente es Gustavo.

19 de marzo de 2012

Lunes de advertencia.

Si me hieres una vez, te perdono.
Si me hieres dos me costará; pero lo haré.

Pero como me hieras una tercera vez no sales con las muelas en tu boca. Es todo lo que tengo que decir.

17 de marzo de 2012

Kiss me, I'm Irish.

Día de San Patricio.

Tréboles verdes. Cerveza verde. Casas verdes. Faldas verdes. Montañas verdes. Calles verdes. Coches verdes. Páginas verdes. Pelucas verdes. Tapas verdes. Comida verde.

Y lo más importante de todo...¡mi cumpleaños! Mayoría de edad +1.


Verde, por supuesto.

15 de marzo de 2012

Meanwhile...

Cuando la mala de la película te toca la fibra sensible, haciéndola más humana y menos arpía.
Cuando sólo quieres arrancar muelas insaciablemente.
Cuando ves tetas de chocolate por todas partes.
Cuando te encuentras de repente con un perro con capa de Supermán. O te metes en una calle de dirección prohibida en medio del examen de conducir.


Cuando te pasa todo eso, sabes que un año sabático muy extraño te está al caer...

11 de marzo de 2012

Confesiones de una extraña, I.

Hay ciertos aspectos de mi vida que creo, o mejor dicho necesito sacarlas a la luz. No más para que todos los que leeis este blog  me conozcáis mejor o peor, sino más bien como una herramienta para poder sacar demonios internos fuera.

Sólo espero que no vuelvan.

Para empezar, sé de sobra que soy esa clase de persona que debes estar atento más a lo que calla que a lo que dice. No sé si eso estará bien o mal. Ni siquiera debería estar utilizando esos dos conceptos ahora mismo porque son tan volubles y relativos que cualquiera los puede malinterpretar. Es por eso que cada texto que escribo, ya sea párrafo, verso o tan siquiera una línea con cuatro palabras siempre llevan consigo un mensaje; un sentimiento que cuesta captarlo desde el principio. Incluso a mí en ocasiones he de admitir.

Por otro lado, estoy aterrada. Aterrada y confusa. Y no es sólo en un camino, sino más bien en todos los que estoy tomando. Tanta avalancha de sentimientos encontrados me sobrepasa, y llega un momento donde empiezas a pensar si el destino quiere que descubras su juego o por el contrario prefiere permanecer oculto hasta que por fin haya encajado todas las piezas del puzzle.

Aunque eso no cambia el hecho de que, a día de hoy, la relatividad misma esté jugando conmigo.

9 de marzo de 2012

B235732511K178635193

A veces me siento tan llena de pasión, tan llena de...rabia, que pienso que me voy a volver loca por momentos.
Y cuando ese sentimiento me embarga, tengo la necesidad de gritar, de dejarme llevar por ese bombeo extra que mi corazón recibe y no de decir, sino más bien de escupir que algo tan viral como lo es la insensatez o el simple hecho de una mirada sin sentimiento dentro de una persona no sirve para nada.

Y vuelvo a sentirme en paz como por arte de magia.


4 de marzo de 2012

Introspección a la altura de la nuca.

Tratas de llevar el surrealismo al siguiente punto. Forzando situaciones inconscientemente, viviendo con el miedo permanente. Sabiendo, que de lo único que puedes estar segura es de que mañana será otro día por el cual tendrás que disfrutar, sentir y aprender.

Y por fin, te das cuenta de muchísimas realidades; todas unidas a miles y miles de puntos que a su vez parecen, a simple vista, uno único.  Y el surrealismo no lo llevas tú, sino más bien al contrario.

1 de marzo de 2012

Supongo que el hecho de intentar ayudar a algunas personas es como intentar lavarse los dientes con un cactus. Y como hoy me siento inspirada, creo que me espera toda una tarde llena de creps, tartas varias y platos dignos de atiborrar a cualquier regimiento.

22 de febrero de 2012

Reflexión aleatoria de un día espantoso, vetetúasaberelvolumen.

Histeria: Dícese de lo que tengo yo desde hace 12 horas.

Nunca cojas ningún cubierto en este estado. Incluso una cuchara puede ser un arma de destrucción masiva.

19 de febrero de 2012

Such a weird situation.

En ocasiones, creo que todos deberíamos sentirnos pequeños. No en un mal sentido tal y como pueden estar imaginando ahora mismo, sino más bien algo...confortable. Confortable, porque sabes que tienes la oportunidad de elegir. De ser pequeñita cuando los demás ansían ser grandes...y esas mismas personas no se darían cuenta de que la avaricia rompe el saco.
Llega un momento en el que te das cuenta que la libertad la tienes a un paso. Que eres una pequeña persona, y el mundo es grande. Y es en esos momentos, cuando por fin entiendes que todo está lleno de belleza. De una que asusta y te congela tanto cuerpo como pensamiento. Te sobrecoge, y por fin sabes de lo que hablaban en ese libro que tanto te gustaba, o en esa película que no parabas de mirar una y otra vez.

12 de febrero de 2012

It seems hard to explain.

Entre canciones de Al Green y vocablos extranjeros te das cuenta de que en ocasiones, y quizá demasiadas veces en tu vida, las cosas no son lo que parecen.

Y sabes, que algún día ese pequeño salmón formará parte de ti. Como en su día lo fue el camino de baldosas amarillas o esa melodía reminiscente que te separa de tu consciencia una y otra vez, semejándose a la par que diferenciándose de cualquier otra emoción, estado o acción que hayas podido hacer en tu vida. Ni en esta, ni posiblemente en alguna de las que hayas tenido.

Al igual que sentir cómo esas palabras salen del fondo de tus entrañas. Dándote calor interno, quemándote si fuera necesario; y sentirlas tuyas propias. Porque sigue siendo realmente sorprendente el cómo para una persona una palestina es simplemente una palestina, y para otra significa toda una vida.

31 de enero de 2012

La tarta asesina está acechando desde las esquinas.

Tirar a la cabeza de alguien una caja de termalgin debería estar considerado deporte olímpico. Como también el comer helado sin que te congele el cerebro, tocarle el culo a alguien por la calle y pasar del inglés al ruso aleatoriamente.

22 de enero de 2012

Reflexión aleatoria de un día (no tan) espantoso, VII.

Cuando estás mala, no deberías pensar en nada. Sólo dormir, comer y más dormir; como los bebés. Pero como yo soy así de especial duermo, como y pienso.

Conozco a una chica de 18 años que ya está casada. A un chico de 23 que tiene una hija, y no vino de rebote. A una pareja de 19 que llevan más de medio año prometidos.La gente está al borde de la hipoteca y el monovolumen para los cuatro niños.

Y no sé si es el mundo que va a una velocidad que a veces no soporto, o soy yo que voy demasiado lenta.

17 de enero de 2012

Qué sueño más grande tengo.

Estoy mala. Y cuando estoy mala, tengo demasiado tiempo libre para pensar.

¿Realmente todo el mundo cambia, o el que es capullo se queda así para siempre? Si es así, ¿cómo es que el mundo no se ha ido a tomar por culo desde hace mucho tiempo ya? ¿Por qué me gustará tan poco dormir de día? Y sobre todo, un por qué general de todo en general y nada en particular.

Qué gilipolleces estoy diciendo y qué dolor de cabeza me está entrando ahora mismo...

11 de enero de 2012

I'm madly in anger with you.

Nos hemos besado. Nos hemos abrazado y nos hemos peleado. Nos herimos verbalmente para luego solucionarlo todo con un Lo siento, que a nuestra manera de decir simplemente era una mirada o un gesto. Te encantaba ponerme de los nervios, verme furiosa. Y a mí gritarte como si no hubiera mañana; llamarte de todo a la cara porque en el fondo los dos sabíamos que era la única que conocía la verdad sobre ti. Que aunque tengas veintitantos años, en el fondo eres un niño asustado con miedo a tener tranquilidad emocional.

Tengo que decir que me siento decepcionada. No por el hecho de habernos tratado como lo hicimos. Ni por el desgaste emocional que se trae entre manos toda esta vaina, porque los límites pueden sorprendentemente alargarse cada vez más, ni tan siquiera por no ser capaz de decirnos algo tan sencillo como perdón con palabras... No, no me pone furiosa nada de eso.
Lo que de verdad sí me enerva la sangre es que hagas como si sólo fuéramos amigos que medio se odian. Porque te recuerdo, pedazo de imbécil, que si no he sido la única he sido de las pocas que te ha gritado tus verdades a la cara, que ha puesto a prueba tu paciencia y que estuvo dispuesta a aceptar factores de tu vida que a mis 18 años nadie sería capaz de aceptar. Así que no me toques los cojones.

9 de enero de 2012

Reflexión aleatoria de un día (no tan) espantoso, VI.

Odio el olor de los ambientadores. Ajskfdnhdsjkfrhtgrhtre.

6 de enero de 2012

When she was just a girl.

Cada 7 años se produce un cambio en todos nosotros. Somos como serpientes. Mientras ellas mudan de piel, nosotros hacemos lo mismo tanto física, como vital y sentimentalmente; y nadie lo nota. Ni se percibe a simple vista. Por no notar, te aseguro que ni siquiera tú misma lo haces. Pero has cambiado, es un hecho. Está ahí, no se ve ni se toca, pero lo hecho hecho está. Me da la sensación de que es algo que necesitamos. Y de que, si bien no te das cuenta a primera vista, hay algo en el ambiente que llega de repente y como si fuera un ráfaga fuerte de viento, lo sientes.
Así, sin más.

Soy de las que creen que los cambios siempre son buenos. Siempre hay una parte que te hace ver una lección que debías aprender. Pero también es cierto que, a veces, esos mismos cambios tienen un aire de confusión. Y te lo planteas todo. A quien/es les debes ese cambio producido en ti. Qué es lo que va a pasar, ahora que se ha producido.

En lo que a mí respecta, todavía no se ha cumplido mi tercer séptimo año. Pero no me hace falta tampoco cumplirlo para saber que he cambiado. Ni tampoco, para saber y reflexionar qué es lo que va a suceder ahora. Pero lo que quiera que suceda, sucederá. Aunque ahora mismo esté muerta de miedo.

3 de enero de 2012

There's nothing but blue skies.

He luchado. He reído y he llorado. Me ha acabado gustando álbumes que pensé nunca encajarían con mi gusto musical. He gritado con el alma y he callado como una puta. También hice las paces con quién debí en su momento y he pasado olímpicamente del culo de algunas personas. Me tomé las cosas con paciencia y en ocasiones esa misma paciencia me ha faltado hasta tal punto que no he dado de hostias  porque hay algo ahí arriba que es muy grande. También he amado y, precisamente por ello, me he asustado.

Y de lo único que me arrepiento es de no haber hecho muchas más cosas. Gracias a que todavía hay tiempo.

1 de enero de 2012


1 de Enero de 2012.


It's a nice day to start again!