22 de diciembre de 2011

Mañanas desorbitadas y aclaraciones espontáneas.

Ahora más que nunca tengo claro de que la vida es como un blues. Y sigo teniendo claro de que o haces las cosas de corazón, o mejor no las hagas. Es curioso, porque mientras voy diciendo esto, más se me antoja un donut. ¿Será alguna casualidad o más bien será causalidad?
Sí. La vida es un blues, tiene forma de donut y, por supuesto,siempre con un toque de canela. 

2 comentarios:

Sergio dijo...

Lo dicho... un donut no, mejor 2.

raúl fdz pacheco dijo...

entonces, la vida es bella!