30 de diciembre de 2011

And energy would just fall down right from the sky.

¿Y qué pasa si de buenas a primera queremos cambiar? O ya no sólo por ser cuestión de querer, sino de necesitar. Y se trata precisamente de eso, de necesitarlo. De combatir lo que no es bueno con positividad y con una dulce sonrisa. De querer estar en paz tanto con los demás como con una misma.

En un mes donde se rinden todas las cuentas pendientes, donde la gente se pregunta simplemente si ha sido buena o mala este año, donde todo tendrá que fluir, llenarse de energía que caerá del cielo y en definitiva; vivir. Donde no nos diferenciamos tanto de los niños como creemos,  os deseo una feliz despedida de año y una magnífica entrada del siguiente. Os deseo que seais felices, que vivais todas las emociones del mundo y que disfrutéis de todo lo que se pueda disfrutar. Que probéis experiencias nuevas y que nunca falte el afecto en la vida de nadie.

¡Hasta el año que viene!

1 comentario:

Alberto dijo...

Experiencias nuevas, eso es lo mejor de la vida.