28 de diciembre de 2011

Al tío feliz del sur se la trae al pairo, porque él es multicolor.

¿Alguna vez se les ha ocurrido mezclar salsa mexicana y regaliz? Es una mezcla extraña, pero de sabor agradable. Como extraño y agradable es también que alguien de buenas a primera te de paso por la calle mientras te piropea. O como ver que a tu prima por poco le da un ataque porque le regalaron la muñeca que más quería. El punto de vista de un niño es lo más maravilloso que te puedes encontrar a día de hoy.  Sean niños. Tengan una visión limpia y sencilla de la vida.¡Coman muchos polvorones! Algo con ese nombre tiene que ser bueno por cojones.

2 comentarios:

raúl fdz pacheco dijo...

sabios consejos. me gustan las mezclas a mi. y los polvorones!

Sergio dijo...

Me encanta ser niño, quizá sea lo único que nos mantiene más vivos.
¿y turrón y mazapán puedo?