16 de noviembre de 2011

Ma che cosa.

Es como el cuento de Caperucita roja y el lobo, pero al revés. O como una película de acción al más puro estilo americano donde el malo puede que acabe llevándose a la chica mientras alguien dispara a algún agente de policía a 2 días de su jubilación. Ya tocaba, aunque este cuento ya está tomando un toque tan surrealista que todo ya puede ser posible. He llegado a esa conclusión después de varias tazas de té y un par de quemaduras de labio en consecuencia. También he llegado a la conclusión de que el mundo necesita más sexo, pero eso ya es otra historia.



8 comentarios:

raúl fdz pacheco dijo...

a ver con qué hierbas haces las infusiones, que se disparan los surrealismos! :P

Alberto dijo...

Surrealistas son tus hilos, que cada vez que los leo me tengo que comer la cabeza para dejar un comentario ingenioso (porque no voy a dejar uno insulso)

Sergio dijo...

A esa conclusión llegué hace tiempo, si la gente tuviera más sexo probablemente se preocuparía menos de joder a los demás.

Sergio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sergio dijo...

Perdón, una variante... También permite otra construcción de la frase: Si la gente jodiera más se preocuparía menos en dar por culo a los demás

El Joven llamado Cuervo dijo...

mucho más sexo surrealista...

JOAQUIN DOLDAN dijo...

voto a favor

deWitt dijo...

Estoy con Sergio y sus variantes, jaja! Pero cuéntamos, cuéntanos esa otra historia ;-)

Un placer la visita y me voy prometiendo volver!

Saludos