21 de noviembre de 2011

Let's Talk.

Me gusta escuchar esta canción cuando tengo un día surrealista. Porque logra terminar con mis dudas, y acabo por saber que dentro de un par de años estaré perdida por el mundo. Que me quedan mil historias por contar y mil besos que dar. Que el hoy y el mañana estarán llenos de sorpresas que no me puedo imaginar, y que de ellas aprenderé lecciones que sólo la vida y el tiempo te dan. También sé que puedo hacer cosas que nunca se han hecho y escribir canciones que nunca se han cantado. Como también sentir que eres parte de un puzzle sideral. Notar ese surrealismo que te hace dar pasos desentonados frente al resto del mundo.Saber que siendo yo misma puedo quedarme tranquila y no dudar de que tendré mil puertas abiertas a lo largo de mi vida. Y, una vez terminada la canción, mis miedos se dispersan y estoy completamente segura de que todo va a suceder.


19 de noviembre de 2011

Dormir.Dormir.Dormir.Dormir.Dormir.Dormir.Dormir.Dormirrrrrrrr.

Sábado. 10:59 de la mañana cuando empiezo a escribir esto. Ruidos de motos pasando como si tuvieran unos 9900000 caballos. Caballo arriba, caballo abajo. La TV de la cocina a toda pastilla. La vecina de arriba, véase mi tía, con su sobrina intentando que desayune algo. La sobrina haciendo ruido con las sillas de la cocina y hablando a grito pelado.

Y yo, una servidora aquí presente. Una chica que ha sufrido una noche movidita (con chaparrón incluído y a blusa de manga corta, con dos cojones) sólo quiere DORMIR.

Está claro que hoy sólo podré hacerlo si me mudo a Canadá, por lo que parece ser.

16 de noviembre de 2011

Ma che cosa.

Es como el cuento de Caperucita roja y el lobo, pero al revés. O como una película de acción al más puro estilo americano donde el malo puede que acabe llevándose a la chica mientras alguien dispara a algún agente de policía a 2 días de su jubilación. Ya tocaba, aunque este cuento ya está tomando un toque tan surrealista que todo ya puede ser posible. He llegado a esa conclusión después de varias tazas de té y un par de quemaduras de labio en consecuencia. También he llegado a la conclusión de que el mundo necesita más sexo, pero eso ya es otra historia.



13 de noviembre de 2011

Amor- Odio.

Pasión. Odio. Rencor. Amor. Debilidad. Frustración. Arrepentimiento. Felicidad. Masoquismo. Recaída. Sinceridad. Besos. Mentira. Palabras. Gritos. Acciones. Dependencia. Masoquismo. Caricia. Abrazo. Empujones. Ira. Gritos. Sexo. Tensión. Arañazos. Relajación. Perdón. Ira. Pasión. Masoquismo.Ira. Pasión. Masoquismo.Ira. Pasión. Masoquismo.Ira. Pasión. Masoquismo. Ira. Pasión. Masoquismo.Ira. Pasión. Masoquismo.  Ira. Pasión. Masoquismo.

Vivirlo para saber que puedes estar en el cielo y en el infierno a la misma vez. Vivirlo para saber que engancha. Y para saber que no siempre tiene que ser así.

9 de noviembre de 2011

Astrococonut. O cómo la gente tiene unos santos cojones.

Todo tiene que ver con el karma.Todo lo que va, viene. Si eres buena te sucederán cosas buenas y si jodes a alguien él te joderá a ti. Claro y sencillo.
Ahora bien, una cosa es ser buena persona y tratar a los demás con respeto y sinceridad, y otra es que alguien se crea que porque has cambiado y ahora no saltes por todo y por nada, crea que no tienes carácter. Se equivoca una vez. Se equivoca dos veces. Pero como se vuelva a equivocar una tercera, no creo que salgan de mi boca palabras amables. Ni gestos tampoco.


6 de noviembre de 2011

Girls just want to have fun!

Dentro de lo que es un día caótico y ajetreado, os quiero dar las gracias. A los nuevos visitantes y a los que no son tan nuevos. A los que saben por qué viene tanto misticismo en ocasiones y a los que ese mismo misticismo se lo pasa por el forro de los cojones. A los que me leen a diario y a los que no. A los que me comprenden. A los que me sienten. A los que me dicen chorradas que no lo son. (A mi amigo el té, a ver qué carajo haría yo sin él). A los que se le dan bien los instrumentos y a los que cantando suenan como una balalaika desafinada. A mis amigos y compañeros bloggueros, que aunque no les haya visto la cara, les he visto el corazón. Y lo valen; muchísimo. A los retos chorras que me monto yo sola y a John Malkovich. ¿He mencionado ya al té? Pues eso, al té también.

Gracias a todos.