27 de octubre de 2011

Todos.

Prostituirse. Por amor. O por vicio. O por amor al vicio. Prostituirse porque quieres, o porque te obligan. Prostituir tu mente. Prostituirse por llevarse un trozo de pan a la boca. Por dinero. Porque sí. Prostituirse por un hijo. Prostituir tu cuerpo. Tus ideas. Tu alma.

7 comentarios:

Sergio dijo...

Al final no nos queda más remedio que ejercer un poco de putas, pero algunos con principios.

coco dijo...

Sí, querida, todos nos prostituimos por algo. Yo, por ejemplo, me prostituyo por prostituirme.

raúl dijo...

todos tenemos un precio. por una u otra causa todos necesitamos vender el alma al diablo, o ponerle el culo, si lo prefieres, alguna vez.

Melpomene dijo...

"Antes puta que sumisa", dicen por ahí... y yo estoy muy de acuerdo.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Brutal y encantadorrrrrrrrrrrrrr!!!

JOAQUIN DOLDAN dijo...

putas/os sobran lo que faltan son inversores

Mario dijo...

Tu manera de sintetizar da el mismo gusto que las palabras ajenas que me llegan de libros algunos que he leído. O algo así... Es genial saberte entre tanto puterío escrito...

Te dejo un abrazo, como poco.

Mario