13 de octubre de 2011

Las caras son una ciencia aparte.

En días como los de hoy, no puedo evitar que se me ponga un nudo en la garganta. Donde ni hablar, ni mirar, ni sentir puedo. No al menos con claridad. En días como los de hoy, intento no pensar. Como también intento que los murciélagos no se posen en mi cabeza. Ni mirar atrás. En días como los de hoy, puedes saber más con mi mirada que con mil insultos juntos. Sabes más con mis faltas de acciones que con sus presencias. Sabes que necesito un abrazo, un te odio irónico y un todo va a salir bien sincero. En días como los de hoy, puedes saber que no quiero sentirme sola.

4 comentarios:

raúl dijo...

una mirada vale más que mil palabras, especialmente cuando llevas mucho tiempo con alguien, cuando ya lo conoces por dentro.

un completo gilipollas dijo...

No está usted sola. Somos muchos aunque no estemos ahí.


Siempre suyo
Un completo gilipollas

El Joven llamado Cuervo dijo...

Un fuerte abrazo, entonces.

coco dijo...

En días como los de hoy, donde las palabras sustituyen a las acciones, a los actos, a las miradas intencionadas, a la verdad. Hasta dan ganas de llorar. ¿No?