3 de septiembre de 2011

Night is young; always young.

Las ganas se van apoderando de mi cuerpo. Poco a poco, la sensación va a más, porque ese fuego interno que todos llevamos dentro empieza a salir con fuerza a la superficie.

Lo grita. Lo necesita. Lo hace.

Y sin desperdiciar un solo segundo más, empieza la faena, sintiendo como la adrenalina recorre mi cuerpo a gran velocidad, dejando paso a la excitación.

Lo grita. Lo necesita. Lo hace.

Y como la noche es joven, las ganas de bailar se mantienen hasta el amanecer.

Yeah!






2 comentarios:

Sergio dijo...

...y siempre amanece.

Mario dijo...

Cuando toca, toca... y hoy les ha tocado a mis letras agradecidas bailarle la cintura a tus palabras. Qué bien, qué bien se hacen.

Como siempre, un placer.

Un abrazo, bailable.

Mario