9 de septiembre de 2011

Karma.

Solía pensar que, entre dos rivales, el que más tenía miedo era el que menos daño te podía hacer.


Ahora sé que estaba totalmente equivocada. No es el que está más indefenso. Es el que más secretos oculta.

1 comentario:

Sergio dijo...

Con esas armas es difícil vencer y más cuando se es tan cobarde.