9 de julio de 2011

Las galletas de soja son deliciosas.

Nota informativa: Levantarse en fin de semana a las 9 de la mañana debería estar prohibido.

Hoy es uno de esos días en los que tengo miedo, y a la vez me siento tranquila. No sé a qué es debido esa extraña mezcla de sentimientos, y mucho menos el por qué siento miedo, si casi todas mis vainas personales están en orden y esos pequeños demonios internos por las cuales todos intentamos luchar están en armonía, o por lo menos aceptados; que no es poco.

Me voy con mi miedo y mi tranquilidad a otra parte. Quizá me lleve la conciencia, pero la culpa quedará guardada en un cajón. Hasta que deje de sentir miedo.

3 comentarios:

un completo gilipollas dijo...

Y un carajo, las galletas de soja saben a relleno de almohada. Forniquemos para solucionar este desencuentro.
Siempre suyo
Un completo gilipollas

Alberto dijo...

+1 al comentario de arriba.
El sexo soluciona todo tipo de males, lo sabían los cavernícolas y gracias a ellos ahora somos mas de 6000 millones de personas!.

Ayer mismo me apeteció ver una película de miedo. No se qué relación tiene con tu post, pero supongo que alguna.

Curiyú dijo...

No le escapes al miedo, digo yo, no...viene a ser como la comprobación de nuestra esencia de sensibilidad.