2 de junio de 2011

Tiempos de verano adelantados a una hora menos.

Me gusta la canela, me gustas tú.



Me gusta el fuego, me gustas tú.


Me gusta menear, me gustas tú.


Me gusta la Coruña, me gustas tú.


Me gusta Malasaña, me gustas tú.


Me gusta la castaña, me gustas tú.


Me gusta Guatemala, me gustas tú.



Y ahora me gustaría saber qué es lo que hago, si arrancarte la cabeza o destrozarte la camisa en un segundo. Porque francamente, esto me da tanto masoquismo, que creo me podría acostumbrar a él. Y no sé si me gusta o lo detesto.
Sólo te digo, que esta vez no me quedo sin lo que quiero.

3 comentarios:

Cath dijo...

leirei y olé.

Nada más que decir =D

Curiyú dijo...

Qué brutal. Arráncale la camisa, eso.

Mario dijo...

Madremíadelamorhermoso... me has arrancado de esta mañana medio chungui que ni dos cafés han sido capaces de enderezar (la mañana, digo) Eso sí, leerte es otro cantar, y otro poema, y otro relato y otro rato al que volver parra enderezar todo lo enderezable...

En fin, también me has arrancado las palabras mira tú por donde...

(hostias pedrín, la canela me gusta, también...)

Un abrazo...

Mario