14 de febrero de 2011

Cambio de esternón en el centro del universo.





No sabía dónde estaba. Ni cómo había llegado allí.
Por no saber, no sabía ni por qué su boca sabía a la eterna mezcla de cigarrillos,
bourbon y semen.
Sin embargo, algo sí estaba claro: era lo puto peor.

3 comentarios:

Asolada dijo...

No me lo creo. Seguro que no es para tanto. Quizá es que yo leo con ojos de... lo peor de lo peor.

Amiga mía, besos. Un montón.

Bolboreteira dijo...

Bueno..lo peor es no saber donde estás ni como has llegado allí..que sensación tan angustiosa , ¿no?
Besotes!!!

Cris dijo...

Darse cuenta es el primer paso. Bien, biennnn....