1 de enero de 2011

Yeah.

Todo lo pasado, pasado se quedó. 365 días que han quedado en la memoria de todos. Ya habrá tiempo de borrar esos recuerdos si se tercia.Prohibido hacer comparaciones - y mucho más si son odiosas-. Prohibido darle el gusto al cabrón que se hace llamar reminiscencia.Prohibido joder.







1 de Enero de 2011.

Oficialmente, el comienzo de un nuevo año. Un nuevo año, empezado con una resaca peor que una sobredosis de azúcar por empalague de parejas. Ahora sólo queda disfrutar. Disfrutar de los próximos 365 días que nos quedan. De amar, odiar. De sentir y vivir. De pasión, soberbia, necedad, cinismo. Sinceridad y filantropía. Misantropía y sexo. Ironía. Pasión. Sobre todo, pasión. De tener presente los siete pecados capitales incluso sin pensar en ellos. De salir a la calle y gritar lo que piensas como lo piensas. De, por supuestísimo, buen karma. Simplemente, disfrutar.

Disfrutar y sobre todas las cosas, no callarse la boca.


Muy buenas tardes y muy buena suerte.

2 comentarios:

Curiyú dijo...

No callarse, no callarse. Y si hay que vomitarlo, adelante!

Sam Aral dijo...

un año para superarse, simplemente y en cualquier aspecto!