28 de enero de 2011

Parte de mí.


El día que entre a un bar de lesbianas y monte una orgía de multiorgásmicas en él, esta será parte de su banda sonora.



23 de enero de 2011

Follada de peces en tres.dos.uno.


O la gente cada día es más gilipollas o yo me vuelvo loca por microsegundos.


Ahora resulta que nada pasó.
Ahora resulta que fui yo la que se tomó todo a pecho y a la que le entró el pánico escénico.
Ahora soy yo la puta mala de la película.

Y todo ello, por qué. ¿Por intentar aclarar algo que puede llevar a malentendidos y agrandar aún más la paranoia? Porque no fui yo quien salió huyendo después de decirte que quería hablar contigo. No fui yo. Yo lo sé, tú lo sabes, él lo sabe y no me quieras tomar por loca porque sabes que soy capaz de darte de hostias hasta que sangres bilis.

Después de dos años. Después de DOS PUTOS AÑOS vas, me hablas, te cuelas en mi puta vida durante cuánto, ¿dos semanas? y luego vuelves a desaparecer. Pues creo que me debería de comportar como la mala de la película esta vez y abusar un poco de ti. O al menos que me pidas perdón, vamos, lo mínimo en un ser que se ha ganado con creces el ser una cucaracha en la próxima vida.


Has sido la muestra viviente de que una persona de 17 años puede ser mayor que una de 21. Ni leyes físicas ni hostias.


Son ganas de tocar las pelotas de soberana manera.



16 de enero de 2011

B21085K17359- Just all this people.


Mierda intermitente salida de bocas que han estado metidas el 99% de las veces en entrepiernas ajenas. Gonorrea sentimental transmitida de generación en generación sin ningún tipo de distinción racial, sexual, religiosa o intelectual.
Inteligencia que se va al carajo gracias a la caja tonta. Gente que se cree de lo más guay como si ir de Starbucks en Starbucks fuese lo único que molara en este puto planeta.
Gente que está hasta los cojones de la gente guay. Karmas de efecto retardante y películas X para todos los públicos.
Etiquetas que te ponen de por vida aunque demuestres que eres todo lo contrario. Una matanza al año, no hace daño. Y todos estos prolegómenos para decir que eres peor que un puto cáncer de pulmón.






Y la que es puta, seguirá siendo puta.




¿Sabes? Seré tu amiga si me dejas darte unos azotes.


13 de enero de 2011

QuierobroncaQuierobroncaQuierobroncaQuierobroncaQuierobroncaQuiero...


Llevo semanas queriendo bronca. Queriendo sacar mi vena borde y gritar, insultar (a mi manera, véase irónica) y de quedarme más a gusto que un arbusto.


Que sí, que vale, ahora es cuando todos ustedes me llamáis loca, me decís que necesito un psiquiatra y que la gente lo que desea es sexo, no bronca. Y ojo, ¿quién carajo se creen que soy? Siempre he dicho que tengo algo de ninfómana y lo reconozco, claro que quiero sexo. Pero para mí, el odio tiene algo tan parecido a la lujuria que hay veces que apenas logro diferenciarlas. Y es una verdadera pena que se subestime de esa manera. El odio, o la ira como es en este caso, te hace hervir la sangre lo justo para sentir que estás viva, te hace despertar pasiones que puede ser hayas olvidado que tenías, te mantiene activa y alerta. Gritas, gimes, te desahogas y acabas como nueva. Creo que es la manera perfecta de tener un orgasmo sin tener que follar- de ahí su naturaleza perfectamente imperfecta.



Pues eso, que quise, quiero y querré bronca. ¿Dónde coño están los malos rollos cuando se les necesitan?



Joder.

9 de enero de 2011

Hi, I'm Johnny Knoxville


-¿Sabes? Me parece alucinante el poder pensar cómo una persona tan inteligente como lo era ella, puede llegar a decir cosas tan estúpidas como esa.


-Sí, bueno. Eso será porque no es Domingo.


-Pero si hoy lo es.


-Bueno, entonces será porque no es Jueves. Ahora, ¿puedes irte? No sé si es el karma o tu cara, pero cada vez que te veo me dan ganas de ir al baño.




7 de enero de 2011

Ciervos con cabeza de águila.

Yo canto
Tú amas
Él se hace una paja
Nosotros nos follamos
Vosotros os despellejáis
Ellos se sorprenden.



Y todo ello, en menos de una noche, y con un gato azul que toca el saxofón cada vez que le toca la luna; esta vez llena.
Porque todos los gatos parecen azules a la luz de la luna. Porque todos necesitamos un respiro de vez en cuando. Porque nosotros, a su vez, somos ese gato azul.
Por esa verdad que siempre pareció una mentira. Por ese primer beso. Por ese segundo. Por el primer desnudo artístico. Por tu primera vez. Por el vecino de al lado y por la vecina de arriba. Por ese perfume inolvidable.



Porque me da a mí la gana; gracias a todos.

3 de enero de 2011

What's the problem, John?


Solemos decir que las palabras se las lleva el viento. Que lo verdaderamente importante son los hechos. Los aquí y ahora.
Sin embargo, hay ocasiones donde los actos valen lo mismo que las palabras: nada. Y llegados a este punto, un hipócrita puede ser más sincero que un honesto. Lo único diferente entre ellos dos puede ser la insignificante capacidad de auto engañarse. Y no estoy hablando precisamente del que, a simple vista, hace más daño a la sociedad. Aunque ese auto engaño sea bueno sólo en ocasiones para el alma. O para limpiar tu conciencia un poco. Total, ya no se aprecia gran diferencia entre esos dos conceptos. Una verdadera lástima.

Hazte una pregunta. Una maldita pregunta solamente y contéstatela, si es que puedes. ¿Sabes quién eres? ¿Sabes REALMENTE quién se supone que eres? Si lo sabes; enhorabuena, estás equivocado. Si no lo sabes, es hora de que lo vayas averiguando.

Hazte valer por lo que eres; no por desacreditar a los demás.

1 de enero de 2011

Yeah.

Todo lo pasado, pasado se quedó. 365 días que han quedado en la memoria de todos. Ya habrá tiempo de borrar esos recuerdos si se tercia.Prohibido hacer comparaciones - y mucho más si son odiosas-. Prohibido darle el gusto al cabrón que se hace llamar reminiscencia.Prohibido joder.







1 de Enero de 2011.

Oficialmente, el comienzo de un nuevo año. Un nuevo año, empezado con una resaca peor que una sobredosis de azúcar por empalague de parejas. Ahora sólo queda disfrutar. Disfrutar de los próximos 365 días que nos quedan. De amar, odiar. De sentir y vivir. De pasión, soberbia, necedad, cinismo. Sinceridad y filantropía. Misantropía y sexo. Ironía. Pasión. Sobre todo, pasión. De tener presente los siete pecados capitales incluso sin pensar en ellos. De salir a la calle y gritar lo que piensas como lo piensas. De, por supuestísimo, buen karma. Simplemente, disfrutar.

Disfrutar y sobre todas las cosas, no callarse la boca.


Muy buenas tardes y muy buena suerte.