5 de diciembre de 2010

Something about passions and hate.


Yo, que estaba aquí con mi vida tranquila. Yo, que con mi mal humor, mis broncas, mis problemas y mis borderíos era atípicamente feliz. Porque lo era, sí, aunque no te lo creyeras, lo era y lo soy. Se puede ser feliz de múltiples maneras, no sólo teniendo una casa propia, coche propio, marido propio y amante propio.

No.

Y ahora, aquí, en ese preciso instante, apareces. Después de casi tres años sin tener noticias de ti. Sin saber cómo te ha ido, y sin quererlo saber. Y me tratas como si nada hubiese pasado, como si la agridulce despedida de aquella tarde verano – más agria que dulce- no hubiese pasado. ¿Pero qué me estás contando? ¿Acaso creías que te iba a dar la enhorabuena por aparecer así de repente?


“ Congratulations! You've fucked me a long time ago, now receive your gift 2 years later!”


No soy imbécil. No he nacido ayer y créeme que sé que quieres algo. ¿Querías jugar? Está bien, juguemos.

6 comentarios:

Alberto dijo...

a ver si te vas a quemar por jugar con fuego...
(peaso de frase... nunca la uso, pero en esta situacion viene pal pelo)

Curiyú dijo...

Échale leña al fuego y arderásssssssss...

Annell dijo...

Juega y gana, Kimi. Sabes que puedes.

<3

Asolada dijo...

Pero qué miedo del bueno me das, amiga mía.

Muacks!

Ene dijo...

Nada como coger el toro por los cuernos, incluso si ataca a traición.

cristal00k dijo...

Dale niña, y si hay que llorar, pues se llora... pero ¡que te quiten lo bailao! Y si no lo haces ahora ¿cuándo?
MUA!