17 de noviembre de 2010


El día que acabe con una mala hostia del carajo, se va a enterar todo el mundo. Sólo hace falta un estímulo, sólo uno para que la tempestad suba de nivel a huracán.


¿Querías saber lo que era mala hostia? ¿Querías saber lo que es imponerme por las buenas y por las malas a la vez? Porque estás a punto de conseguirlo. (Y muy, muy en el fondo te lo agradezco, así rompes con esta puta monotonía en la que me veo envuelta.)

Pero ojo, todo tiene un precio...adivina cuál será este.



Espejito espejito, ¿quién será aquí el lobo y quién será Caperucita a partir de ahora? Porque solamente hay una manzana envenenada.

4 comentarios:

Ene dijo...

¡Que tiemble!

cristal00k dijo...

este... the lost to the river! dí que sí.
Mua!

P.D.: palabro de verificación ¿resistre?

Curiyú dijo...

Mándalo, adonde hay llanto y rechinar de dientes...

Rosa dijo...

Pero nena, qué te pasaaaaa????

Un besazo