17 de octubre de 2010

Que alguien me lo diga.

A veces me pregunto dónde queda lo visceral y momentáneo. ¿Será que nos estamos volviendo unos gilipollas sensibleros con el paso del tiempo? Espero que no. Sí, lo romántico, lo futurista, los hijos la hipoteca y los perros están muy bien, pero no por ahora.

Dónde quedan las caricias furtivas. Dónde queda ese vómito de palabras que no puedes evitar echar en medio de una discusión. Dónde queda ese joder. Ese solo de guitarra que te enamora, o esa hostia que das sin pensar a alguien en una pelea porque te lo pide el cuerpo.


Dónde queda ese puto polvo salvaje y desgarrador.


6 comentarios:

Asolada dijo...

¿En el sentido loco del recuerdo? ¿En la jodida esperanza (que yo nunca imagino verde, por cierto)?

La verdad es que no lo sé, la gente tiende a pensar demasiado. La gente tiende a perderse cosas.

Que les den. En calma, pero que les den ;)

Mané dijo...

Se está perdiendo todo lo no moral se está llegando a un punto que todos tenemos que ser perfectos y que lo que hacemos es el lo que está bien por que así lo dicen. donde están las caricias furtivas?? antes echar un polvo era una aventura, ahora no se como llamarlo. Me acuerdo de instinto básico, peazo de peli, me encanto la Stone

Alberto dijo...

yo es que soy tan dejao que rozo la ataraxia. eso si, si me da por expresar emociones... se hace bien
las cosas claras y el chocolate espeso.

aunque me anoto en la lista de los que piensan demasiado (y no con la polla, precisamente)

Curiyú dijo...

Hay que seguir buscando ese polvo salvaje, y renunciar a la calma que te dan los años.

Rosa dijo...

Pero, eso que te preguntas....es retórico, no?

Que no lo vas a saber tú todo eso, anda ya!!!!

Besosss

cristal00k dijo...

Rosiña, dile que como no se dedique a escribir la vamos a dar "pal pelo"!!! (con "laismo" y todo)
Loca, que eres una loca de la vida!!! pero sigue dándole a la "retórica" cuanto puedas preciosa...
MUA!