8 de diciembre de 2009

Apto para mayores de 18.


Nos conocimos una noche de...bueno, ¿qué mas da la noche que era? El caso es que nos conocimos, y desde el primer momento me caíste mal. No hace falta que te sorprendas falsamente; sé que yo a ti también. Te llegué a mirar con odio, y tú a mi con desprecio.


Pero ese día, ya no eras tú. O lo seguías siendo, y en potencia. Cosa que quizá fue lo que más me puso de todo. Por nada del mundo me hubiese esperado lo que me hiciste. Habíamos quedado esa tarde para darme nosequécosaquenilosénimeimporta. Raro en ti, jamás me habías hablado, y mucho menos invitado a tu piso de forma tan atípicamente cordial; si es que esa es la palabra. De todas formas fui; lo peor que me podía pasar era que me matases, y ya francamente ni me importaba. Toqué al timbre, abriste la puerta...

...Y porque te dio la gana, ni hola ni hostias. Me agarraste y me llevaste hacia ti hasta tal punto de hacerme daño. No pude escapar. Me metiste la lengua hasta la campanilla; y me gustó. Decidí que esta vez sería yo la que lo haría de nuevo, y esta vez tus manos tocaron algo más que mi cintura. No te confundas, te sigo odiando, nunca me caerás bien; pero te quería caliente, y parecía que lo estaba consiguiendo. Tu verga se iba endureciendo a cada segundo que pasaba. Te quiero para mí, y solo para mí. Me quitas la blusa, dejando al aire mis tetas. Me las tocaste, me las lamiste, me mordiste.


Y eso me puso aún más. Te arranqué los botones de la camiseta que llevabas. Tu ropa es mediocre, casi vulgar. ¿Pero sabes? Esa tarde me ponía todo de ti, incluso la ropa. Aunque estabas mejor sin ella. Mordí tus pezones, tu torso, bajé la boca y te hice la mejor mamada de tu vida. Lo pude sentir en tu respiración, en tu polla, en tu corrida.

Me quitaste la falda y mi ropa interior. Me agarraste y me subiste encima de ti. Me mordiste la yugular, y te juro que por poco me corro con ese simple gesto. Con mis uñas clavadas en tu cuello hice que levantaras la cabeza; quería tu boca y la quería ya. Sí, soy una puta impaciente, ¿y? en este caso no tengo por qué esperar a nada. Metí mis manos en tus pantalones, te los quité desde dentro. Destrozamos casi todo tu piso. Te uso, y lo sabes. Me usas, y lo sé. Entre lametón y chupetón, estabas a punto de decir algo. Las únicas palabras que logré soltar aquella noche, y que pareció dejarte muy clara mi posición, fueron:


-Cállate la puta boca, y cómeme el coño.


Y parece que te convencí, porque en nada podía sentir cómo tu lengua bajaba poco a poco hasta el lugar donde momentos después, gracias a tu lengua prodigiosa, conseguiría el mejor orgasmo que he tenido en mi puta vida.

Me subo a ti y empiezo a moverme despacio, lentamente, incrementando poco a poco la intensidad. Siento tus dientes en mi piel. Siento tu lengua, siento tu polla. Me encanta los acelerones que pegas. Me follas por delante y por detrás. Te araño, gimo en tu oído, pido cada vez más.

Estoy a punto de correrme de nuevo, y tú haces todo lo posible para que mi particular sufrimiento siga. Mi boca en contacto con tu verga es sublime. Suave, húmeda, caliente.


Y quiero más; siempre quiero más. Las ocho, las nueve, las diez, las once.


Las doce. Y siempre, siempre quiero más. Soy como una niña pequeña jugando. Y tú, querido, eres mi juguete preferido...


Ya te dije que te quería a tí, que te quería dentro de mí, y que sería hoy o nunca. ¿Y tú te considerabas un buen hombre? Créeme, los hombres buenos no follan así...



Suave, húmeda, caliente.





1 de diciembre de 2009

No logro comprender.


No lo logro entender. De verdad que no.

Primavera, verano, otoño, invierno.

Cuando no es una cosa, es otra. Cuando no es por mí, es por tí. Cuando no es por el tiempo, es por nuestro comportamiento. Y ya me empiezo a cansar de tanta tontería, de lo imbéciles que nos estamos comportando con nuestras idas y venidas, con nuestras gilipolleces y nuestras palabras sinsentido.

Bueno, qué se puede esperar de una niñata de 16 años que a veces prefiere un solo de guitarra desafinado antes que una bonita melodía.

Y es que a veces, por tu puto comportamiento, soy capaz de herirme a mí misma más de lo que pueden hacerlo los demás.

I assumed it was normal-I'm guilty- I disgust myself- I hate him...I love her- Pick love or fear- People forget history- I miss her- You got me pregnant- I am a product of sex&violence- I have shallow unrealistic dreams- I am boring in bed- I slept with 432 women- I don't think,I watch TV-I love you- I'll change your life-I hate myself...I hate you-Does anybody love you? - You think you have freedom- I love it when you fail- I'm too beautiful for you-I am a liar- I choke on pop culture- Mostly I hate to sleep alone- I will be never your friend- Everything....eventually will end.