14 de diciembre de 2008


Experimentar las ganas de gritar a los cuatro vientos que eres al fin libre.
Tener la sensación de que eres una persona completa en tu vida.
Ganas de comerte la vida a bocados.
Disfrutar de los aromas, de los sabores, del tacto...

Esas son las cosas más bellas de la vida.

Poco a poco lo voy consiguiendo, pasito a pasito. No es una cosa fácil, ni mucho menos, el poder hacerte notar para intentar cambiar el mundo. O al menos para saber que no ha sido en vano.


Y poco a poco lo voy consiguiendo.

Ya era hora, ¿no?
Aunque no haya llenado una parte fundamental de mi vida...por ahora puedo vivir con el resto.
O al menos subsistir =)